viernes, 18 de enero de 2013

Aprender a Respirar


Aprender a respirar método sencillo y fácil para mejorar en acúfenos

Tipos de respiración


1. Respiración clavicular. Es muy superficial, incompleta y poco efectiva. Durante la inspiración los hombros y las clavículas se elevan mientras que el abdomen se contrae.
Debe hacerse un gran esfuerzo para obtener una cantidad de aire muy reducida.

2. Respiración torácica. Se realiza por los músculos intercostales expandiendo el tórax y, como la anterior, constituye un tipo de respiración incompleta y poco efectiva.

3. Respiración diafragmática. Cuando se realiza profundamente es la más aconsejable, ya que lleva el aire a la parte más baja y a la vez más amplia de los pulmones. La respiración es lenta y profunda, con lo que se efectúa un uso adecuado del diafragma.



Respiración completa
La respiración completa debe combinar los tres tipos de respiración, llevando en primer lugar el aire a la zona del vientre luego a la del estómago y finalmente al pecho. Todo lo anterior debe hacerse en una misma inspiración. La espiración será pausada y sin brusquedades. Conviene realizarla con los labios bastante cerrados con el fin de que produzca un sonido tenue que informa para poder regularla adecuadamente.





Respiración diafragmática. Entrenamiento en 3 pasos.




Paso 1. Ponerse boca arriba en una superficie plana o en la cama, con las rodillas flexionadas y con un soporte en la cabeza (siempre que no implique tensión cervical).
Puede utilizarse una almohada bajo las rodillas para soportar las piernas. Colocar una mano en la parte superior del pecho y la otra simplemente debajo de la caja torácica.

Esta posición permite seguir el movimiento del diafragma al respirar.


Paso 2. Inspirar lentamente a través de la nariz (por espacio de 3 segundos), haciendo ascender el estómago. La mano en la parte superior del pecho deberá permanecer tan quieta como se pueda. Retener el aire por un espacio de 3 a 4 segundos.


Paso 3. Espirar el aire por la boca, lo que provocará el movimiento descendente del estómago. Debe hacerse por un espacio de 6 segundos, con los labios levemente cerrados como si se soplara suavemente (espiración sonora). La mano en la parte superior del pecho deberá permanecer tan quieta como sea posible.




Observar


En la práctica de la respiración diafragmática con el fin de evitar sensación de ahogo o de mareo hay que retener el aire después de la inspiración durante 3 o 4 segundos y descansar unos 4 segundos entre dos ciclos respiratorios; y si a pesar de ello aparecen molestias de ahogo o mareo, hay que interrumpir el ejercicio y en pocos instantes los síntomas habrán desaparecido.

Cuanto más tiempo se dedique a este ejercicio antes se adquirirá un buen hábito respiratorio.

Es aconsejable practicarlo como mínimo 3 veces al día durante 5 a 10 minutos,
realizando un mínimo de 40 respiraciones diarias.




¿Por qué relaja la respiración?
Con la respiración diafragmática se mueve el abdomen y con él todos los miembros contenidos en su interior, hecho que estimula el nervio vago, que es el responsable de la puesta en marcha del sistema nervioso autónomo parasimpático, el cual se relaciona con las estados de paz y tranquilidad, en definitiva estados de relajación.

consulta el siguiente video


Otin & Lucas.  artículo nº 46


fotografía es propiedad de FJBC, todos los derechos reservados, cedida para uso exclusivo en este blog.

Fuente: Habituación a los acúfenos                                   

http://www.psicoacufenos.com/quienes.php



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada