jueves, 6 de junio de 2013

69. cuidados básicos para Audifonos




En tínnitus, con pérdida auditiva solemos utilizar audífonos. Algunas veces el audífono produce pitidos que pueden llegar a ser muy molestos. Los sonidos agudos se producen por la retroalimentación del audífono pero casi siempre puede hacerse algo para SOLUCIONARLO.


 consejos básicos acerca de como tratar con este problema.

     La cera del conducto auditivo puede evitar que el sonido viaje hacia el interior del oído. El sonido se ve forzado a salir del oído produciendo pitidos agudos. Es necesario retirar la cera, pero puede ser peligroso que lo haga usted mismo, para ello es mejor acudir al médico de familia.

Poner los audífonos a todo volumen puede crear este molesto pitido. Baje el volumen o lleve a examinar los audífonos si necesita subir el volumen al máximo para poder oír bien.

     Llevar un gorro que cubra el audífono puede ser la causa de que el audífono produzca sonidos silbantes. Baje el volumen o quítese el gorro. Dar un abrazo a alguien puede producir pitidos breves. 

 
Un molde auricular ajustado de forma incorrecta puede producir los sonidos silbantes del audífono, por tanto, es necesario acudir al audioprotesista para modificar el molde u obtener uno nuevo.

     La pérdida o aumento de peso puede afectar a un mal ajuste del molde auricular.

      El tubo de plástico que une algunos audífonos al molde auricular pueden endurecerse y encogerse, empujando así el molde auricular, por lo que deja de asentarse correctamente en el oído. Esto puede producir pitidos siendo necesario obtener un tubo nuevo.

Para obtener el mejor funcionamiento de los audífonos es conveniente seguir unas sencillas pautas de sentido común para mantenerlos en perfecto estado.

Cada audífono utiliza un cierto tipo de pila, asegúrese de que utiliza el tipo correcto. Es importante conservar las pilas limpias y secas, y mantenerlas lejos de cualquier fuente de frío o calor extremo. La duración de las pilas depende del tipo de audífono, del tipo de pila y del tiempo que las utilice. 

Es necesario cambiar las pilas cuando el sonido del audífono se debilite, desaparezca, se distorsione o se haga difuso. Algunos audífonos avisan cuando las pilas se están agotando. 

Cuando cambie las pilas, acuérdese de retirar el plástico protector de la pila nueva (si lo lleva) y asegúrese de colocarla en su compartimento en la posición correcta. Si el compartimento de la pila se atranca al cerrarlo, no lo fuerce, lo más probable es que haya colocado la pila al revés.

Lavar y listo
Si utiliza audífonos con molde auricular, deberá limpiar este molde cada noche con un paño suave y seco. No emplee productos químicos. 

Al menos una vez a la semana separe el molde del audífono para lavarlo. Separe con cuidado la manguera flexible del codo que lo une al audífono. Sujete la manguera y el codo del audífono y tire con suavidad. No saque la manguera del molde auricular ya que no es posible volver a insertarla en su lugar. 

Lave el molde auricular con agua templada y jabón. Retire los restos de cera con un cepillo de uñas. Enjuáguelo bien y déjelo secar durante la noche. Una vez seco vuelva a introducir el final de la manguera en el audífono, asegurándose de que la curva del molde auricular coincide con la curva del audífono. 

Si utiliza dos audífonos, tenga cuidado de no intercambiar el molde con el audífono que no corresponde. 

Recuerde que la manguera debe cambiarse cada tres o seis meses antes de que se endurezca. 

Limpie el audífono con cuidado pasando un paño suave y seco. Tenga cuidado de no mojar el audífono.

Un audífono, como cualquier aparato electrónico, no debe mojarse.

Sin embargo, si se lleva una vida activa el audífono puede mojarse por accidente, o simplemente por olvidar quitárselo antes de darse una ducha. 

A continuación encontrará algunos consejos que pueden ser de gran utilidad si se moja el audífono:

     Apague el audífono inmediatamente.

Retire la pila del audífono. Séquela meticulosamente con una trapo seco.


   Agite el audífono para que salga toda el agua posible del interior. Antes de agitarlo, asegúrese de que el compartimento de la pila está abierto.

     Ponga el audífono sobre papel de periódico y colóquelo encima de un radiador a temperatura moderada durante algunas horas, con el compartimento de la pila abierto.

Usar un deshumidificador 

Un deshumidificador es un aparato muy útil para mantener los audífonos en perfecto estado. El sistema elimina toda la humedad del audífono, seca el cerumen, y elimina el mal olor y las bacterias.

     Abra el compartimento de la pila y retírela, dejándolo abierto.
     Seque el audifono y la pila con un trapo seco.
     Coloque el audífono y la pila en un sistema deshumidificador aporopiado.
     Mantengan las piezas en el deshumidificador durante 24 horas, o 3-4 ciclos de secado.
   Después de las 24 horas o de los 3-4 ciclos, coloque una pila nueva, o una recargada totalmente, en el audífono y compruebes si funciona. 

Agua salada o sucia 
Si el audífono se moja con agua salada o sucia, se tiene que seguir el mismo procedimiento, pero se debe enjuagar inmediatamente el aparato con agua dulce antes de colocarlo en el deshumidificador. 

Ayuda adicional 
Si tras seguir los consejos anteriores el audífono sigue sin funcionar, acuda al audioprotesista por si es necesario que lo reparen. 

Si tiene dudas, póngase en contacto con el audioprotesista o el fabricante para que le proporcione toda la información posible sobre su audífono en particular.




Fuente: www.oiresclave.org, resumen del artículo: “School Audiology Newsletter”, Frank Lepine, Universidad de Northampton.

Fuente: “The facts about hearing aids” (“Hechos sobre los audífonos”), publicado por el Real instituto nacional de personas con discapacidad auditiva del Reino Unido (RNID).


fotografía es propiedad de FJBC, todos los derechos reservados, cedida para uso exclusivo en este blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada