miércoles, 16 de octubre de 2013

91. Enfermedad de Meniere y Acúfeno


 Es causa de tínnitus la Enfermedad de Meniere, la cual es  un trastorno del oído interno que afecta el equilibrio y la audición,  provoca acúfenos.




Causas

Prosper Ménière, un médico francés, fue el primero en describir la enfermedad. La causa exacta de la enfermedad es desconocida, pero se cree que el exceso de fluido dentro de los canales del oído interno que controlan el equilibrio y la audición puede ser un factor.

Este fluido, llamado endolinfa, envía señales al cerebro relativas a la audición y el equilibrio. Demasiado fluido puede causar un edema en el oído interno. Se cree que este edema distorsiona la información enviada al cerebro, causando los síntomas de la enfermedad de Ménière1-3.

El oído interno contiene tubos llenos de líquido llamados canales semicirculares o laberintos. Estos canales, junto con un nervio en el cráneo, ayudan a interpretar la posición del cuerpo y mantener el equilibrio.
Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Meniere. Puede ocurrir cuando la presión del líquido en parte del oído interno llega a estar demasiado alta.
En algunos casos, la enfermedad de Meniere puede estar relacionada con:

           Traumatismo craneal
           Infección del oído medio o del oído interno

Otros factores de riesgo son:

             Alergias
             Consumo de alcohol
             Antecedentes familiares
             Fatiga
             Enfermedad viral reciente
             Infección respiratoria
            Tabaquismo
             Estrés
             Uso de ciertos medicamentos

Entre 50.000 y 100.000 personas al año presentan la enfermedad de Meniere.

Cada año se diagnostican unos 15 nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Es una enfermedad que suele aparecer en la edad adulta, entre los 20 y los 60 años y que afecta ligeramente con mayor frecuencia a las mujeres.

Síntomas 

La enfermedad de Ménière se caracteriza por la presencia de crisis de vértigo rotatorio incapacitante, de inicio brusco y sin desencadenantes previos, de entre 20 minutos y 24 horas de duración, siendo la media de 2-3 horas, y acompañado de náuseas y vómitos. Este es el síntoma principal e inicial, que suele asociarse a una sensación de opresión en el oído, generalmente unilateral. Las crisis suelen darse 5-10 veces al año.

A medida que progresa la enfermedad se establece una hipoacusia o descenso de la capacidad auditiva fluctuante, variable, que inicialmente se limita a los sonidos graves pero que según avanza la enfermedad se va haciendo progresivamente más amplia. El vértigo llega a su punto máximo y aparece también un acúfeno muy molesto e intenso.


En fases más avanzadas de la enfermedad de Ménière el vértigo disminuye y deja paso a la inestabilidad cefálica, limitando las actividades de la vida diaria del paciente desde un punto de vista funcional, laboral, social y psicológico. La hipoacusia es ya severa y el acúfeno puede llegar a ser el síntoma más molesto de todos.


La enfermedad de Meniere  generalmente tiene cuatro síntomas principales:

             Disminución en la audición
             Presión en el oído
             Zumbido  en el oído afectado
             Vértigo

El vértigo o mareo intenso es el síntoma que causa la mayoría de los problemas. Las personas que tienen vértigo sienten como si estuvieran girando o moviéndose o como si el mundo estuviera girando a su alrededor.

 Con frecuencia se presentan náuseas, vómitos y sudoración                  intensos.
 Los síntomas empeoran con el movimiento súbito.
 Con frecuencia, la persona necesitará acostarse.
 El mareo y la sensación de pérdida del equilibrio durará desde  
 aproximadamente 20 minutos, hasta unas horas .
          
Se puede presentar hipoacusia; generalmente sólo en uno de los oídos, pero puede afectar a ambos.

La audición de la persona tiende a recuperarse entre ataques, pero empeora con el tiempo. 
Los ruidos de baja frecuencia se pierden primero 
Los  zumbidos (tinnitus), al igual que una sensación de presión en el oído son comunes
          
            
         
Otros síntomas abarcan:
             Diarrea
             Dolores de cabeza
             Dolor o molestia en el abdomen
             Náuseas y vómitos
             Movimientos incontrolables del ojo

Diagnóstico
La enfermedad de Ménière puede ser difícil de diagnosticar, dado que a veces otras afecciones provocan síntomas similares. Para averiguar si tiene la enfermedad de Ménière, su médico revisará su historial médico y le realizará un examen físico y unas pruebas de oído y equilibrio. Es posible que le hagan pruebas adicionales para descartar que los síntomas se deban a otras causas.

Pruebas y exámenes
Un examen del cerebro y el sistema nervioso (neurológico) puede mostrar problemas con la audición, el equilibrio o el movimiento de los ojos.
Una audiometría o audiología mostrará la hipoacusia que se presenta con la enfermedad de Meniere. La audición puede estar cerca de lo normal después de un ataque.
Un procedimiento llamado estimulación calórica comprueba los reflejos oculares por medio del calentamiento y enfriamiento del oído interno con agua. Los resultados anormales de este examen pueden ser un signo de enfermedad de Meniere.
Los siguientes exámenes también se pueden hacer para diferenciar la enfermedad de Meniere de otras causas de vértigo:

•       Electrococleografía (ECOG)
•       Electronistagmografía (ENG) o videonistagmografía (VNG)
•       Resonancia magnética de la cabeza

Tratamiento

La gran mayoría de los pacientes llevan una vida normal. Para adecuar el tratamiento a cada paciente deben valorarse la edad, el estado general, la audición y la función vestibular.

En las crisis de vértigo es útil realizar tratamiento farmacológico con sulpiride o tietilperazina cada 8 horas. También se suele recomendar la betahistina, sobre todo como tratamiento a largo plazo del control de la crisis, pero no ha demostrado su eficacia en el control de estas ni en la mejoría de la hipoacusia o el acúfeno

No se conoce cura para la enfermedad de Meniere. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida y algunos tratamientos a menudo pueden ayudar a aliviar los síntomas.

El médico puede sugerir formas de disminuir la cantidad de agua o líquido en el cuerpo. Esto con frecuencia puede ayudar a controlar los síntomas.

Por tanto se recomienda un cambio en la dieta para ayudar a controlar la enfermedad de Ménière. En algunas personas, el eliminar la cafeina, el alcohol y la sal puede eliminar la frecuencia y la intensidad de los ataques. Es posible disminuir la severidad de los sintomas al eliminar el tabaco y reducir la tensión  Los medicamentos que se usan para controlar alergias, reducir la retención de líquidos o mejorar la circulación de la sangre en el oído interno también pueden ayudar.

• Los diuréticos pueden ayudar a aliviar la presión del líquido en el oído interno.

• Una dieta baja en sal también puede ayudar .

Otros cambios que pueden ayudar con los síntomas:

•    Evitar los movimientos súbitos, los cuales pueden empeorar los síntomas. Usted puede necesitar ayuda para caminar cuando tenga una pérdida de equilibrio durante los ataques.
                          
•    Evitar las luces brillantes, la televisión y leer durante los ataques, debido a que esto puede empeorar los síntomas. Descanse durante los episodios intensos y lentamente incremente su actividad.                                 

•    Evitar actividades tales como manejar, operar maquinaria pesada y escalar hasta una semana después de que sus síntomas desaparezcan  . Un episodio de mareo súbito durante estas actividades puede ser peligroso.                        

•    Reanudar gradualmente la actividad después de los episodios.

•    Mantenerse quieto y descansar cuando tenga síntomas.

Los síntomas de la enfermedad de Meniere pueden causar estrés. Busque opciones de un estilo de vida saludable para que le ayude a afrontar esta situación, pare ello le recomendamos:

Consuma una alimentación saludable y bien balanceada. No coma en exceso.

Haga ejercicios regularmente, de ser posible.

Duerma lo suficiente.

Aprenda y practique técnicas de relajación, como imágenes guiadas, relajación muscular  progresiva, yoga, tai chi o meditación.


Reduzca la cafeína y el alcohol.

Su médico le puede prescribir medicamentos para las náuseas y los vómitos. Los síntomas tales como mareo y vértigo pueden responder a los sedantes/hipnóticos y benzodiazepinas como el diazepam (Valium).

Usted puede necesitar cirugía del oído si sus síntomas son graves y no responden a otro tratamiento.

Cuando el tratamiento farmacológico no basta se pueden llevar a cabo técnicas invasivas. En caso de hipoacusia inexistente o leve, se puede aplicar una inyección de dexametasona intratimpánica, o bien aplicar presión pulsátil sobre el conducto auditivo externo, o bien descomprimir quirúrgicamente el saco endolinfático.

En los casos en los que la hipoacusia es moderada, se puede optar por la inyección intratimpánica de gentamicina, con un riesgo de hipoacusia irreversible del 30%.


En caso de hipoacusia severa se puede realizar una laberintectomía, que comporta la pérdida completa de la audición de ese oído pero controla el vértigo al 100%. 

Asimismo, se puede optar por la extirpación del nervio vestibular, con lo cual se controlará el vértigo en el 95% de los casos pero el riesgo de hipoacusia es casi del 20%.

             
Se pueden necesitar audífonos para la hipoacusia grave.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico varía. La enfermedad de Meniere con frecuencia se puede controlar con tratamiento.
La afección puede mejorar por sí sola; sin embargo, esta enfermedad también puede ser crónica o discapacitante.

Posibles complicaciones

Incapacidad de caminar o desempeñarse debido al vértigo incontrolable
Hipoacusia en el lado afectado

Cuándo contactar a un profesional médico
Solicite una cita con el médico si se presentan síntomas de la enfermedad de Meniere, como hipoacusia, zumbidos en los oídos o vértigo, o si éstos empeoran.

Prevención
No se conoce una forma de prevención para esta enfermedad, pero el tratamiento oportuno de la infección de oído y otros trastornos conexos puede servir.

Nombres alternativos

Hidropesía endolinfática; Hidropesía




Otin & Lucas.  artículo nº 91.

    DONACIONES  para continuar nuestro trabajo de información y ayuda . Mantener este espacio libre de publicidad y como página de divulgación, consejo , opinión independiente en la red. Gracias.

El blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA DE LA ESPERANZA. Saludos cordiales. otínylucas

Puedes participar con nosotros en

GRUPO FACEBOOK  Grupo de Ayuda Mutua


FUENTE
Crane BT, Schessel DA, Nedzelski J, Minor LB. Peripheral vestibular disorders. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier;2010:chap 165.
Post RE, Dickerson LM. Dizziness: a diagnostic approach. Am Fam Physician. 2010;82:361-369.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000702.html
1.     Torok N. 1977. Old and new in Ménière’s disease. The Laryngoscope. 87(11):1870-1877.
2.     Schuknecht HF. 1975. Pathophysiology of Ménière’s disease.Otolaryngol Clin North Am. 8(2):507-514.
3.     Gulya AJ, Schuknecht HF. 1982. Classification of endolymphatic hydrops. Am J Otolaryngol. 3(5):319-322.

National Institute on Deafness and Other Communication Disorders
National Institutes of Health

http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/enfermedad-de-meniere.shtml

La fotografía es propiedad de FJBC, cedida para uso exclusivo del blog. Todos los derechos reservados.

2 comentarios:

  1. QUE TAL, YO TAMBIEN TENGO LA ENFERMEDAD DIAGNOSTICADA, Y TE COMENTO QUE DESPUES DE IR CON OTORRINOLARINGOLOGOS Y OTONEUROLOGOS, LO UNICO QUE ME FUNCIONO DE TODOS LOS TRATAMIENTOS, FUE LA DIETA BAJA EN SAL, NI CON LA BETAHISTINA ME FUNCIONO, Y CON LO QUE SI HE SALIDO ADELANTE Y CASI YA NO ME DAN EPISODIOS DE NERVIOS Y MAREOS, FUE CON CONOS DE PERIODICO EN LOS OIDOS A PESAR DE IR EN CONTRA DEL OTORRINO YO ME LOS PUSE Y DESPUES DE UNA SEMANA SENTI UNA GRAN MEJORIA, Y LO DE LOS NERVIOS SE ME QUITO CON UN TRATAMIENTO QUE ME DIO EL EL GASTROENTEROLOGO, SERIA RECOMENDABLE QUE FUERAS A REVISARTE, TAMBIEN ES NECESARIO YA NO SER TAN PERFECCIONISTA(ALGO MUY COMUN EN LOS QUE PADECEMOS ESTA ENFERMEDAD), Y RELAJARTE MAS Y REÍR MAS, TE JURO QUE ME SIENTO EN ESTE MOMENTO COMO SI NUNCA LA HUBIESE TENIDO, ESPERANDO QUE TE MEJORES Y PRIMERO DIOS NOS LIBREMOS DE ESTA ENFERMEDAD, TE ENVIO UN MUY CORDIAL SALUDO, A PROPOSITO LLEVO 8 MESES SIN SABER DE LA ENFERMEDAD, COMPARTELO SI TE SIRVE, HASTA PRONTO.

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo esa enfermedad y no siento nada de mejoria ya voy a cumplir un mes..

    ResponderEliminar