viernes, 13 de diciembre de 2013

98. log2 (20000/20)= 9,965 octavas y Acúfeno

 Hoy pienso en logaritmos en base dos, en octavas de sonidos, hercios…para poder comentar sobre:



Hiperacusia y acúfenos

Supongamos que tenemos tínnitus en un rango frecuencial de 4500-4600 hz, ya que calibrarlo con exactitud es bastante difícil. 

La persona con tínnitus ES HIPERSENSIBLE A LAS FRECUENCIAS ARMÓNICAS DE SU PROPIO ACÚFENO. Esta es la Hiperacusia que tenemos.

Empleando la música y la acústica, podemos hacer una ecuación que describe la alta sensibilidad que tendrá esa persona a determinados sonidos (hiperacusia). En este caso concreto seriamos hiperacústicos a todo sonido, ruido en el rango  de las siguientes frecuencias emitidas en hercios: 17-18, 35-36, 70-72, 140-143, 281-285, 562-570, 1125-1150 , 2250-2300, 4500-4600,9000-10200 y 18000 hz, f=1/T , s-1=1/s…

podemos situar estas frecuencias en una partitura musical, en octavas de sonido, una octava es el intervalo que separa dos sonidos cuyas frecuencias fundamentales tienen una relación de dos a uno.

El número de octavas entre dos frecuencias puede calcularse mediante el uso de logaritmos en base 2. Así, por ejemplo, si el rango de frecuencias audibles por el oído humano es de 20 Hz a 20.000 Hz, el número de octavas que abarca este rango es de
log2 (20000/20)= 9,965 octavas

Esta medida se usa mucho en instrumentos de control y medida en el audio profesional. Tanto la octava como sus múltiplos (1/3 de octava, 1/4 de octava, 1/8 de octava, etc.) se usan habitualmente para señalar frecuencias representativas del espectro que puede oír el oído humano.

No somos hiperacústicos a todo ruido , si no a determinados sonidos emitidos en un rango frecuencial y a sus respectivas octavas armónicas.

Para tratar este problema asociado a los acúfenos tres aproximaciones de como proceder

1.realizar una terapia sonora con música con muesca, quitamos a la música a escuchar el rango descrito


2.realizar una terapia musical en la que destaquen  los rangos frecuenciales detectados,
 La terapia de discriminación auditiva (TDA): es la aplicación de sonido externo para el control del acúfeno, esto ha llevado a algunos autores como Mulhnickel al desarrollo de técnicas en las que la aplicación de ruido corresponde a las frecuencias sonoras lesionadas y por tanto infrarrepresentadas corticalmente, provocaría la reorganización de las mismas, amplificando de nuevo las áreas reducidas.

3.realizamos una terapia musical simple.



 fotografía y diseño de Juan  Salvador Vílchez  
Fantasia Floral (Hibiscus). Todos los derechos reservados.

enlace obra del autor:



Otin & Lucas.  artículo nº 98. El blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA DE LA ESPERANZA. Saludos cordiales. otínylucas

4 comentarios:

  1. Muy interesante.
    Sin embargo, en acúfenos de alta frecuencia (muy habituales) sabemos que es muy dificil encontrar con precisión en una acufenometría las frecuencias para poder abordar estas terapias. Supongamos una banda ancha frecuencial del acúfeno de 10.000hz en adelante (pongamos por ejemplo hasta los 20.000hz)

    ¿Como se abordaría la terapia para este tipo de acúfenos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu comentario, pues servirá para reflexionar sobre como encontrar la frecuencia o grupo de frecuencias dominantes de nuestro acúfeno.
      Para ello la primera prueba que debemos analizar es la AUDIOMETRIA, que aunque se hace en un espectro reducido de 8 frecuencias da una aproximación. Ahora es necesario considerar que el oído humano su rango auditivo es de 20 a 20000 hz, pero desde el primer momento del nacimiento las frecuencias entre el rango dinámico de 20.000 a 16.000 se pierden progresivamente, y un adolescente llega como mucho a escuchar la frecuencia 17.000.
      Los acúfenos se sitúan generalmente entre la frecuencia 128-8196 hz, debemos comprobar donde se produce la bajada en decibelios en estas frecuencias, que nos van a dar parte de la pauta de donde se sitúa nuestro acúfeno.
      Complementariamente se realiza una acufenometría, que es una prueba subjetiva, ya que el paciente debe indicar si los tonos, o sonidos que le van dando se parece al suyo propio.
      La conjunción de una prueba objetiva que es la audiometria (escuchar o no un tono puro), se combina con la prueba subjetiva de la acufenometría (decir si el sonido puesto es parecido al tuyo), nos señala el rango donde puede estar el acúfeno, para ello se procede a una aproximación, tomando 100 hz de intensidad como desviación.
      Pongamos un ejemplo, el que tu mismo nos indicas tener un acúfeno en 10.000 es bastante improbable como frecuencia dominante, lo más seguro que este situado en 5000hz de principal y 10000 hz de armónico. No hay ninguna persona que escuche la frecuencia 20.000, a no ser que sea un recien nacido.

      El rango de análisis es más corto 128-8196, pues comprobado esta que la inmensa mayoría de las personas con acúfenos están comprendidos en entre 2000-8000 hz de perdida principal. Y por tanto el los armónicos correspondientes estaría en el rango frecuencial de 4000-16000 hz.

      Es necesario diseñar nuevas audiometrías con amplio espectro frecuencial, que analice 25 frecuencias, con un rango 100-16000 hz. Saber que es lo que oímos después de la frecuencia 8000 y sucesivas, que no son analizadas en las audiometrías clásicas.

      Y teniendo en cuenta que el acúfeno es un sonido muy subjetivo, y además con la evolución el tiempo no emite en un tono puro, tipo pitido, si no más bien un sonido complejo, parecido a una olla exprés, la estática entre dos emisoras de radio, tubo de imagen de las tv analógicas o similares, viene a significar que hay más frecuencias dañadas, por lo que situar donde se encuentra el acúfeno debe hacerse mediante una aproximación de rango frecuencial, de tal forma que si el acúfeno se sitúan 5000 con el armónico de 10000, la muesca frecuencial estaría comprendida entre 4950-5050 y el armónico 9950-10050 hz., incluso afinando más podemos afirmar que los armónicos de las frecuencias siguen un patrón matemático de progresión basado en la acústica, podíamos elegir la mitad de 5000, por tanto 2500 hz y realizar la aproximación al mismo 2450-2550.
      Saludos cordiales
      Otín

      Eliminar
  2. Hola Otin!
    Qué pasa con los acúfenos multifrecuenciales? (del tipo, "shhhhhh"). Al no tener una frecuencia única, no podrá aplicarse esta terapia?
    Gracias por tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un acúfeno multifrecuencias, significa que el sonido es complejo, formado por diferentes frecuencias. Para ello la audiometría nos daría la pista de donde hay unas mayores pérdidas y en función de la misma situar las frecuencias dominantes del acúfeno. Un acúfeno plurifrecuencial, tambien se puede descomponer en diversas frecuencias.

      Eliminar