martes, 21 de enero de 2014

102. Vitaminas para prevenir tínnitus

las vitaminas pueden prevenir la perdida de audición y el síntoma de los acúfenos.

Diversos estudios de las Universidades de Florida y Michigan publicados la revista Journal of Association for Research in Otolaryngology, nos informan que la hipoacuisa neurosensorial causada por antibioticos aminoglucósidos se recomienda la vitamina C y E. Investigación realizada en diversas Universidades de Japón comentan que perdida de audición por edad se previene con el aumento de vitamina A, siguiendo esta linea de estudio la Universidad de Sydney  (Australia) el aumento del consumo acidos omega 3 se asociada a proteger de perdida auditiva a los mayores de 50 años, en el 42% de los casos. 
BUENA ALIMENTACIÓN
BUENA AUDICIÓN
come colores





Las personas con acúfenos solemos tomar muchas veces vitaminas en forma de suplementos, cuando lo más recomendado es tener una dieta equilibrada y balanceada en el tiempo con continuidad que garantiza siempre no tener una carencia de las mismas, y por lógica evitar un consumo excesivo  que causa un perjuicio más que beneficio.

Por otra parte la OMS, recomienda los siguientes aportes nutricionales de vitaminas diarias:
La lista está inicialmente basada en “la recomendación de la reunión de consulta de expertos organizada por la FAO y la OMS en Helsinki en 1988″ , y modificada por el “Scientific Committee on Food”,  (SCF), de la Comisión Europea, en su dictamen emitido el 5 de marzo de 2003.


Recordad  que 1 mg. = 1000 µg. 



Vitaminas cantidades diarias recomendadas, ordenadas de mayor a menor cantidad

Vitamina C: 80 mg.
vitamina B3 (Niacina): 16 mg.
Vitamina E: 12 mg.
B5 (Ácido pantoténico): 6 mg.
B2 (Riboflavina): 1,4 mg.
Vitamina B6 (Piridoxina): 1,4 mg.
Vitamina B1 (tiamina): 1,1 mg.
Vitamina A: 800 µg.
B11 (Ácido fólico): 200 µg.
Vitamina K: 75 µg.
B8 (Biotina): 50 µg.
Vitamina D: 5 µg.
Vitamina B12 (cobalamina): 2,5 µg.

Como puedes comprobar se precisan dosis mínimas, un par de piezas de fruta, tomar verdura, un plato de legumbres, pescado, carne…garantiza el aporte de vitaminas diario sin más complicación. Alimentación sana, equilibrada, natural al alcance de todos.

vitamina C
Cantidad recomendada 80 mg

Esta vitamina se encuentra en los alimentos frescos. También se llama ácido ascórbico.
Tiene efectos antioxidantes y ayuda a la asimilación del hierro, del ácido fólico y de algunos aminoácidos. Es una vitamina indispensable para el crecimiento y desarrollo normales. Es esencial para la cicatrización de heridas, la formación de colágeno y la reparación de cartílago, huesos y dientes.
Es una vitamina muy sensible a la luz, al oxígeno del aire y a la temperatura. Por ejemplo, a los 15 ó 20 minutos de haber preparado un zumo de naranja pierde su contenido en Vitamina C y también la pierden las verduras cocinadas.
Los alimentos con mayor contenido en vitamina C son: kiwi, pimiento, tomate, perejil, caqui, naranja, fresa, espinaca, coliflor y limón.
La leche materna es muy rica en Vitamina C.

Exceso de Vitamina C
Es un fenómeno muy poco común debido a que el cuerpo no la puede almacenar. Dosis diarias muy altas pueden ocasionar dolor de estómago y diarrea.
En los niños el exceso de vitamina C puede producir hiperoxaluria. Es una enfermedad que acumula oxalato cálcico y puede dañar la función renal, hepática y generar una bajada de calcio (hipocalcemia) que puede producir arritmias cardíacas graves.

Déficit de Vitamina C
La carencia grave de esta vitamina produce el escorbuto, pero es muy poco frecuente en la actualidad, ya que las necesidades diarias se cubren con un mínimo de vegetales crudos que se consuman. Como es una vitamina soluble en agua, apenas se acumula en el organismo, por lo que es importante un aporte diario.
Algunas infecciones o la diarrea prolongada pueden favorecer la aparición del déficit de ácido ascórbico.

Los síntomas más frecuentes cuando existe un déficit de Vitamina C son:

    Irritabilidad
    Cansancio
    Dolor articular e inflamación de las articulaciones
    Hemorragia nasal y gingival (sangrado de las encías)
    Gingivitis (inflamación de las encías)
    Mala cicatrización de las heridas
    Tendencia a la formación de hematomas
    Piel áspera y reseca
    Cabello seco
    Osteoporosis y huesos frágiles
    Debilitamiento del esmalte dental
    Disminución de la capacidad de combatir las infecciones
    Disminución del apetito

  
vitamina B3 (Niacina)
Cantidad recomendada 16 mg.

Es una vitamina que interviene en el funcionamiento del aparato digestivo, la piel y el sistema nervioso. También es importante para la conversión de los alimentos en energía.
Son poco frecuentes los estados carenciales ya que nuestro organismo es capaz de producirla por sí mismo a partir de una aminoácido llamado triptófano.
El déficit grave se llama pelagra y se da en estado de desnutrición grave originando: dermatitis, diarrea y demencia.
Altas dosis de niacina pueden causar: daño en el hígado, úlcera péptica y erupción cutánea.
Los alimentos que la contienen son: levadura de cerveza, salvado, frutos secos, hígado de ternera, germen de trigo, orejones de melocotón, arroz integral, setas, carne de ave y pescado

Vitamina E
Cantidad recomendada 12 mg.

La Vitamina E es una vitamina liposoluble que parece tener un papel en la reproducción y previene abortos espontáneos. Actúa como un potente antioxidante celular frente a los radicales libres del organismo. También ayuda al cuerpo a utilizar la Vitamina K.
Los alimentos que la contienen son: aceites vegetales (girasol, maíz, oliva), germen de trigo, frutos secos, coco, soja germinada, legumbres, chocolate y margarina.

Exceso de Vitamina E
Se desconocen los efectos del exceso de Vitamina E.
Déficit de Vitamina E
El déficit de esta vitamina puede causar anemia por destrucción de los glóbulos rojos, debilidad muscular, glositis y alteraciones neurológicas.
Este déficit puede estar causado por problemas de malabsorción de grasas a nivel intestinal, exceso de hierro o el hecho de ser prematuro.
Es una vitamina antihemorrágica y es fundamental en los procesos de coagulación de la sangre. Algunos estudios avalan que puede tener una función importante en mantener los huesos fuertes en la vejez.
Se encuentra en los vegetales de hoja verde, soja, alfalfa, leche, tomate y en el hígado de bacalao. Normalmente el cuerpo la sintetiza en las bacterias de la flora intestinal.
En la leche materna está en concentraciones bajas.

B5 (Ácido pantoténico)
Cantidad recomendada 6 mg.

Son vitaminas del grupo B esenciales para el correcto crecimiento y ayudan al cuerpo a descomponer y utilizar los alimentos. Ayudan en el metabolismo de proteínas, hidratos de carbono y grasas.
Se encuentra en una gran cantidad y variedad de alimentos (pantothen en griego significa "en todas partes"). Los alimentos más ricos en ácido pantoténico son las vísceras, la levadura de cerveza, la yema de huevo, pescados, lácteos, legumbres, patata, carne y los cereales integrales.

B2 (Riboflavina)
Cantidad recomendada 1,4 mg.

Es una vitamina que participa en el crecimiento corporal y en la producción de glóbulos rojos. Ayuda también al desarrollo del embrión.
La luz destruye esta vitamina, por lo que no se deben almacenar en recipientes de vidrio los alimentos que la contengan.
Se encuentra principalmente en las carnes, huevos, champiñones, quesos grasos, pescados, legumbres y cereales.
Su carencia se manifiesta como lesiones en la piel (dermatitis), las mucosas (úlceras bucales y glositis) y los picor ocular, lagrimeo y visión borrosa. También puede producir anemia.
Suelen tener carencia de esta vitamina los vegetarianos estrictos o bien la existencia de problemas de absorción intestinal.
No se conoce la toxicidad por riboflavina.

Vitamina B6 (Piridoxina)
Cantidad recomendada 1,4 mg.

Es una vitamina hidrosoluble que se disuelve en agua y el cuerpo no la puede almacenar. Esto requiere un suministro diario de esta vitamina.
La piridoxina ayuda al sistema inmunitario a producir anticuerpos (defensas) necesarios para combatir las infecciones. También es de suma importancia para mantener una función neurológica normal y formar glóbulos rojos. Es imprescindible para el metabolismo de las proteínas.
Se halla en los siguientes alimentos: pescado azul, frutos secos, legumbres, carne de pollo, plátano, huevos y granos integrales.
El exceso de Vitamina B6 puede causar trastornos neurológicos y entumecimiento de las articulaciones.
La deficiencia de esta vitamina produce úlceras en la boca y lengua, irritabilidad, confusión y depresión.

Vitamina B1 (tiamina)
Cantidad recomendada 1,1 mg.

Es una vitamina que ayuda a las células a convertir los hidratos de carbono en energía. También es necesaria para el buen funcionamiento del corazón, los músculos y el sistema nervioso.
Los alimentos que la contienen son: levadura de cerveza, huevos, frutos secos, legumbres, carne de cerdo y vaca, germen de trigo, leche, soja, pescados y ajo. La leche materna es rica en tiamina.
La cocción de los alimentos y el descascarillado de los cereales la destruye.
Un déficit de tiamina puede causar: debilidad, fatiga y alteraciones neurológicas (irritabilidad o depresión). La manifestación más grave sería una enfermedad llamada beriberi (en los adultos).
No existe toxicidad conocida por el exceso de tiamina.

Vitamina A
Cantidad recomendada 800 µg.

La Vitamina A ayuda a la formación y al mantenimiento de los dientes, huesos, mucosas y piel. También se llama retinol porque produce los pigmentos de la retina del ojo.
Esta vitamina ayuda a tener una buena visión, sobre todo cuando hay poca luz. Es una sustancia importante para la función reproductora (desarrollo de los espermatozoides y crecimiento de la placenta) y la lactancia.
Se encuentra en la leche entera y el hígado de algunos animales en forma de retinol. Los carotenoides son tintes de color oscuro que se encuentran en los vegetales y que se transforman en una forma de Vitamina A. Uno de los carotenoides más conocido es el betacaroteno que, además es un antioxidante.
Por lo tanto la Vitamina A es también un antioxidante muy potente que sirve para proteger a las células del daño causado por los radicales libres que contribuyen al desarrollo de ciertas enfermedades y procesos degenerativos como el envejecimiento.
Alimentos ricos en Vitamina A (retinol): huevos, leche y derivados, carne, hígado y aceite de hígado de bacalao.
El betacaroteno se encuentra en: zanahorias, melón, calabacín, naranja, albaricoque, brócoli, espinaca y en la mayoría de hortalizas de hoja verde.

Exceso de Vitamina A
También se llama hipervitaminosis A y es debido a tener demasiada Vitamina A en el cuerpo. Existen dos tipos de hipervitaminosis A:

   Aguda: provocada por tomas un exceso de Vitamina A en un periodo corto de tiempo
   Crónica: toma de un exceso de Vitamina A pero durante un periodo más largo.
Síntomas más frecuentes son:

    Reblandecimiento de los huesos del cráneo (se llama craneotabes en los niños)
    Osteoporosis
    Visión borrosa en los niños
    Dolor óseo y entumecimiento
    Fontanelas muy grandes en los bebés
    Disminución del apetito (anorexia)
    Mareo, irritabilidad
    Náuseas y vómitos
    Visión doble
    Somnolencia y fatiga
    Dolor de cabeza (cefalea)
    Impotencia en los varones
    Cabello y piel frágiles: pérdida de cabello, piel seca y amarillenta o dermatitis seborreica
    Hinchazón del tejido mamario en los hombres (ginecomastia)
    Aumento del tamaño del hígado y el bazo (hepatoesplenomegalia)

Tomar demasiada Vitamina A durante el embarazo puede causar un desarrollo anormal en el feto y malformaciones.

El tratamiento comprende simplemente la suspensión del consumo excesivo de Vitamina A. La mayoría de casos se recuperan totalmente aunque, en ocasiones, pueden quedar secuelas: osteoporosis, retraso del desarrollo, daño hepático y renal o cáncer de próstata.

La mejor prevención es llevar una dieta equilibrada.

Déficit de Vitamina A
En algunos casos puede ser bebida Los síntomas más frecuentes son:
Susceptibilidad a padecer infecciones
El tratamiento consiste en dar Vitamina A hasta revertir el déficit.

B11 (Ácido fólico)
Cantidad recomendada 200 µg.

Es una vitamina del grupo B que trabaja conjuntamente con la Vitamina C y la B12 para ayudar al organismo a utilizar y crear proteínas. También es una vitamina muy importante para la formación de glóbulos rojos y ADN.
Es clave en el crecimiento de los tejidos y, durante el embarazo, ayuda a prevenir ciertas malformaciones del sistema nervioso como la espina bífida.
Se encuentra en los frutos secos, frutas, verduras de hoja verde, cereales y vísceras de animales.
El déficit de ácido fólico puede causar retraso del crecimiento, glositis (inflamación de la lengua), úlceras en la boca, úlceras pépticas y diarrea. También puede producir algún tipo de anemia.
El consumo excesivo no genera ningún daño.

Vitamina K
Cantidad recomendada 75 µg.

Exceso de Vitamina K
No se saben con precisión los trastornos por exceso de esta vitamina.
Déficit de Vitamina K
La falta de Vitamina K en el recién nacido ocasiona hemorragias y sangrado: enfermedad hemorrágica del recién nacido. Actualmente se realiza una prevención mediante la administración de Vitamina K intramuscular a todos los recién nacidos en el paritorio. Es un trastorno raro en los países desarrollados.
En los adultos y niños mayores también produce problemas en la coagulación manifestándose con hemorragias. Estos casos son muy raros y puede suceder cuando se da un tratamiento antibiótico muy prolongado, en los problemas del hígado o en casos de malabsorción de las grasas a nivel intestinal.
Los síntomas serían: hemorragias nasales, de los aparatos digestivo y urinario.
La filoquinona (vitamina k1) es la mayor forma dietaria de la vitamina. Se encuentra en verduras de hoja verde oscura (espinaca, col rizada, brócoli, col de Bruselas), lechuga, aguacate, germen de trigo, alimentos orgánicos, cereales, algunas frutas como el Kiwi,bananas, leche de vaca, huevos, productos de soja y algunos aceites vegetales (soja, algodón y oliva) por lo que también se encuentra en algunos tipos de mayonesa. Dos cucharadas de perejil contienen un 153% de la cantidad diaria recomendada (CDR) de vitamina K, al igual que el aceite de oliva, que posee considerables cantidades.


B8 (Biotina)
Cantidad recomendada 50 µg.

La carencia de biotina es común en los niños alimentados con nutrición intravenosa sin suplementos de esta vitamina o niños con el síndrome del intestino corto con diarrea crónica. Los síntomas del déficit de biotina son: dermatitis, alopecia, somnolencia, infecciones por cándidas e hipotonía.
Su exceso puede ocasionar diarrea.
Se pueden encontrar pequeñas cantidades de ácido pantoténico en la mayoría de los alimentos, con altas cantidades en granos y huevos. El ácido pantoténico también puede encontrarse en muchos suplementos dietarios (como el pantotenato de calcio). Un estudio reciente también sugiere que las bacterias intestinales en humanos pueden generar ácido pantoténico.

Vitamina D
Cantidad recomendada 5 µg.

La vitamina D (colecalciferol) es una vitamina liposoluble que ayuda al cuerpo a absorber el calcio que ingerimos en los alimentos. También ayuda al organismo a mantener una cantidad adecuada de calcio y fósforo en la sangre.
La Vitamina D la sintetiza el cuerpo cuando tomamos el sol. De 10 a 15 minutos de exposición solar tres veces a la semana son suficientes. También la podemos obtener de los alimentos.
Los alimentos que contienen Vitamina D son: los productos lácteos (mantequilla, leche, queso...), pescado, cereales, margarinas y ostras.

Exceso de Vitamina D
Un exceso de Vitamina D causa niveles anormalmente altos de calcio en la sangre que pueden ocasionar, con el tiempo, daños en los huesos, tejidos blandos y riñón.
Los síntomas principales son:
Problemas oculares
A la larga puede dejar secuelas como la alteración del funcionamiento del riñón y litiasis renal (piedras en el riñón).
Déficit de Vitamina D
El déficit de Vitamina D se llama raquitismo. Este trastorno ocasiona el debilitamiento de los huesos. Se da con más frecuencia en bebés de 6 a 24 meses.
La Vitamina D se absorbe de los alimentos o puede ser producida por la piel con la exposición solar.
La falta de producción de Vitamina D puede ocurrir cuando:
Prematuro
Es posible que no se obtenga Vitamina D suficiente de la dieta si el niño:
No toma productos lácteos
Existen algunas enfermedades que pueden originar raquitismo como algún problema renal (acidosis tubular) o trastornos de malabsorción intestinal de las grasas.
En los niños con alto riesgo de padecer raquitismo se les dan suplementos de Vitamina D para evitar el raquitismo.
Los síntomas del déficit de Vitamina D son:
Calambres musculares
- Deformidades esqueléticas: cráneo, piernas arqueadas, protuberancias en las costillas, escoliosis o cifosis y deformidades de la pelvis.

Vitamina B12 (cobalamina)
Cantidad recomendada 2,5 µg.

Es una vitamina que se encuentra en los huevos, la carne, el marismo y los lácteos.
Es imprescindible para la formación de glóbulos rojos, para el crecimiento y la regeneración de los tejidos del organismo.
Las dietas vegetarianas estrictas pueden favorecer su carencia.
Su mecanismo de absorción es complicado y precisa una proteína segregada por el estómago que se llama factor intrínseco. El déficit hereditario de esta proteína puede ocasionar un déficit de cobalamina. Otros problemas de absorción intestinal pueden disminuir los niveles de cobalamina como la celiaquía, parásitos intestinales o trastornos metabólicos.
Se acumula en el hígado por lo que hay que estar periodos muy prolongados sin su aporte en la dieta para que se produzca un déficit.
El déficit de cobalamina da lugar a la llamada "anemia perniciosa": disminuyen los glóbulos rojos y en los niños es una enfermedad hereditaria ya que nacen sin el factor intrínseco y el intestino no puede absorber la Vitamina B12.
Los niveles bajos de Vitamina B12 pueden ocasionar también: entumecimiento y hormigueo de brazos y piernas, debilidad, diarrea, cansancio, palidez, dificultad para respirar y pérdida del equilibrio.




Otin & Lucas.  artículo nº 102 .


  DONACIÓN  para continuar nuestro trabajo de información y ayuda . Mantener este espacio libre de publicidad y como página independiente DE OPINIÓN, DIVULGACIÓN, CONSEJO en la red. Gracias.

El blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA DE LA ESPERANZA. Saludos cordiales. otínylucas



Puedes participar con nosotros en

GRUPO FACEBOOK  Grupo de Ayuda Mutua

Fotografía propiedad de otinylucas. Todos los derechos reservados.

Fuente
Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada