viernes, 24 de enero de 2014

103. Conoce el Ruido PREVENIR Acúfeno

Escala de Ruido , la  pérdida auditiva y  acúfenos por trauma sonoro (acústico) es gradual e intermitente en sus primeras fases




10 dB
 es el nivel de ruido de la respiración humana.

20 dB es el nivel de ruido del vuelo de un mosquito a 2m.

30 dB es el nivel más alto de ruido de fondo necesario para descansar, siendo también el máximo nocturno para dormitorios de viviendas y Hospitales.

35 dB es el nivel de ruido máximo para salas de lectura, así como el máximo nocturno para estancias de viviendas y de hospitales.

40 dB es el nivel máximo de ruido para aulas, así como el máximo diurno para dormitorios de viviendas y hospitales.

45 dB es el nivel de ruido máximo para estancias de viviendas y hospitales.

50 dB es el nivel de ruido que pueden alcanzar los ronquidos.

La franja que va de los 30 dB a los 50 dB son los valores mínimos y máximo del nivel de fondo agradable para la vida social.

55 dB es el nivel de ruido máximo nocturno de sectores con predominio de suelo residencial.

La franja que va de los 50 dB hasta los 70 dB es la que engloba los niveles de ruido incómodos para conversar.

50 dB despacho, oficina tranquila

60 dB conversación normal.

La franja que va de los 70 dB a los 90 dB es la que engloba los ruidos que nos causan una sensación molesta.

70 dB es el nivel de ruido del tráfico de una autopista y de una conversación en voz alta.

75 dB es el nivel de ruido de una oficina ruidosa.

80 dB es el nivel del timbre de un teléfono, despertador

90 dB es el nivel ruido de un aspirador.

La franja que va de 90 dB hasta los 110 dB  es el nivel de ruido que nos causa una sensación insoportable.

100 dB motocicleta, moto con escape ruidoso.

110 dB es el nivel de ruido de un niño que grita, de una discoteca

115 dB es el nivel de ruido de una taller mecánico.

120 dB es el nivel de ruido de un martillo neumático a 1m de distancia, concierto de rock

125 dB es el nivel de ruido de una motosierra.

La franja que va de 110 dB a los 130 dB se considera como el nivel del ruido que nos causa una sensación dolorosa.

130 dB es el nivel de ruido de un motor a reacción a 10m de distancia y también el de la sirena de un trasantlántico.

A partir de 130 dB se considera que se ha superado el umbral del dolor.

140 dB es el nivel de ruido de un avión despegando.

150 dB es el nivel de ruido de un petardo.

180 dB es el nivel de ruido del lanzamiento de un cohete.

Las lavadoras pueden alcanzar niveles de ruido que van de los 45 dB hasta los 75 dB.

Las neveras pueden alcanzar niveles de ruido que van de los 45 dB hasta los 65 dB.

Los despertadores pueden alcanzar niveles de ruido que van de los 65 dB hasta los 80 dB.

Las batidoras pueden alcanzar niveles de ruido que van de los 65 dB hasta los 90 dB.

Las cisternas pueden alcanzar niveles de ruido que van de los 75 dB hasta los 85 dB.

Las motocicletas pueden alcanzar niveles de ruido que van de los 80 dB hasta los 110 dB.

Las lineas de metro pueden alcanzar niveles de ruido que van desde los 90 dB hasta los 105 dB.

Las discotecas pueden alcanzar niveles de ruido que van desde los 110 dB hasta los 115 dB.

El tiempo máximo de estancia recomendado en una discoteca es de una hora.

El tiempo máximo de estancia recomendado en un taller mecánico es de 1/4 de hora.

El tiempo máximo de estancia recomendado trabajando con una motosierra es de 45 segundos.

Sobrepasado el umbral del dolor pueden aparecer lesiones auditivas.

Sobrepasados los 160 dB se pueden producir lesiones irreversibles.

Los sonidos estridentes llegan a provocar estrés, irritabilidad y ansiedad; también pueden provocar y agravar enfermedades cardiovasculares.

La aparición de acúfenos por trauma sonoro es gradual e intermitente en sus primeras fases. 

Al principio, después de una larga exposición a un ruido fuerte se percibe un acúfeno de poca intensidad durante un corto período de tiempo. Pero si no vuelve a existir una nueva exposición al ruido de fuerte intensidad el acúfeno desaparece después de un corto período de tiempo, y permanece inaudible hasta que el sujeto vuelve a tener una exposición sonora intensa.

 Sin embargo, este tipo de acúfeno intermitente puede en algunos casos llegar a percibirse durante meses o años; hasta que al final pueden ser permanentes. Si la exposición al ruido no se abandona, se incrementará la intensidad de los acúfenos.



 La exposición al ruido es la causa del 24% de los casos de acúfenos.

Las tres características del sonido que más influyen en el trauma acústico son, la frecuencia, la intensidad y el tiempo de exposición.


Un oído humano sano y joven es sensible a frecuencias comprendidas entre los 20 hertzios o ciclos por segundo y los 20.000 hertzios que corresponden a los extremos de tonalidades graves y agudas.

La mayor sensibilidad del oído humano se encuentra en el rango de frecuencia de 2.000 a 4.000 hertzios.

La intensidad que es la potencia del ruido se mide en decibelios (db).

La OMS ha determinado el nivel deseable en 65 dB (decibelios) que sería la intensidad de una conversación en voz alta.


Por debajo de 80 dB de intensidad el oído humano no presentará alteraciones definitivas, puede generar molestias pasajeras como zumbidos pero sin dejar secuelas definitivas en el oído interno, sin embargo niveles superiores a los 90 dB como los que se alcanzan con el paso del tren, un taladro neumático, un recital de rock, los altavoces  de una discoteca o un mp3 a máximo volumen, traerá como consecuencias lesiones irreversibles las cuales dependerán del tiempo de exposición y de la susceptibilidad personal, pero cuando la intensidad supera los 115 db siempre hay daño aunque sea por exposiciones muy cortas.


canal Acúfenos Otín Lucas



temas relacionados de interés:

Otin & Lucas.  artículo nº 103

    DONACIONES  para continuar nuestro trabajo de información y ayuda . Mantener este espacio libre de publicidad y como página independiente de opinión, consejo , divulgación en la red. Gracias.

El blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA DE LA ESPERANZA. Saludos cordiales. otínylucas


Puedes seguirnos en


GRUPO FACEBOOK  Grupo de Ayuda Mutua


TWITER
otinylucas@otinylucas



La fotografía es propiedad de FJBC. Todos los derechos reservados



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada