domingo, 15 de noviembre de 2015

163. Como mejorar en acúfenos

Consejos para las personas con tínnitus


En el caso de padecer tínnitus de tipo medios, leves o muy leves se puede mejorar la calidad de vida sólo con nuestra habituación y desensibilización.

Quédate con esta palabra habituación, es una característica de nuestra conducta y pensamiento, nacemos con ella, es un mecanismo psicológico que nos ayuda a que el tinnitus no nos sea molesto ni adverso.

En las personas con acúfenos la habituación va a producir en ti un cambio en la manera de afrontar el tínnitus, va a hacer que no lo consideres adverso, y por tanto en el tiempo tener  zumbido de oídos no será molesto. No provocará en ti ninguna respuesta.

La habituación, produce un cambio de actitud, y por tanto responde a las siguientes pautas:

Oigo mi acúfeno, pero no me resulta molesto
Oigo mi acúfeno, pero no provoca en mi ninguna respuesta.

Cómo puedo hacerlo?

Cambiando tu actitud.

Puede parecer difícil al principio, pero no lo es en absoluto, lo único que hace falta es perseverar mucho hasta conseguirlo y una audición normal (incluso con una pérdida leve de audición puede tener bastante éxito).
Da igual si nuestros acúfenos son agudos o graves o suenan en uno o ambos oídos (acúfenos bilaterales).

En el caso en el que la audición sea normal o prácticamente normal y los acúfenos sean leves, la solución es tener siempre que podamos algo que oír, pero no escuchando dentro de nosotros, sino escuchando hacía el exterior, hacía nuestro entorno.

La tarea consiste en focalizar todos los sonidos externos que escuchemos y separarlos uno a uno. Se trata de escuchar y concentrarnos en lo que oímos. Es escuchar al máximo todo lo que nos rodea, despreciando el sonido que existe en nuestro interior.
En los primeros compases de esta reconocida molestia, la música y los sonidos de la naturaleza entre otros, nos serán de enorme utilidad.

Reforzar la habituación

Si además de concentrarnos en lo que oímos, nos concentramos en lo que hacemos en cada momento, estaremos mejorando nuestra capacidad de atención y escucharemos menos los acúfenos, y estaremos aplicando lo máximo de la audición y de la concentración conjuntamente.
Tenemos por tanto:

1º. concentrarnos en lo que oímos que suene fuera de nosotros y no estar pendiente de escucharnos a nosotros mismos

 2º. concentrarnos en la actividad o tarea que estemos realizando en ese momento.

El control total de ambos aspectos nos hará conseguir lo que creíamos que no era posible y aumentaremos considerablemente nuestra calidad de vida.

En acúfenos la primera solución y la más importante eres tu mismo. El tínnitus va ser molesto y adverso dependiendo de tu capacidad de resistencia personal, de todo lo que aguantes en una lucha de enfrentamiento con el zumbido…llega un momento, en el tiempo que decimos ¡basta!, ¡hasta aquí hemos llegado! y comienzas un proceso natural lento de desensibilización…se precisa mucho tiempo.


Según hemos comentando en días anteriores los acúfenos pueden ser la manifestación clínica de múltiples enfermedades, algunas de ellas potencialmente graves. Pero es una excepción tener acúfenos por una enfermedad grave, más del 80% de todas las personas con acúfenos son por pérdida auditiva de diversa etiología (causa) y evolución.

Pero además del propio acúfeno en si, tienen importancia los efectos y consecuencias que este síntoma tiene sobre el paciente.

A menudo la instauración de un acúfeno genera preocupación, miedo o ansiedad, pudiendo llegar a ser incapacitante. De las características que presente dependerá su habituación y la repercusión que dicho acúfeno tendrá sobre la vida del que lo padece.

La presencia de acúfenos afecta al individuo a varios niveles.


Supone una interferencia en la inteligibilidad del mensaje auditivo.

Además generalmente el acúfeno se acompaña de hipoacusia, por lo que habrá que hacer el correspondiente estudio audiológico.

Produce cambios en el estilo de vida ya que puede:
alterar el sueño, la capacidad de descanso, la capacidad de concentración, así como producir conductas de evitación de situaciones o ambientes que supongan una mayor percepción del problema.

El acúfeno puede ir acompañado de otros síntomas (cefalea, inestabilidad, hipoacusia…) y a veces la causa que lo produce requiere tratamientos farmacológicos prolongados que pueden generar dependencia.)

La falta de un tratamiento eficaz que controle el problema y un consejo médico inadecuado (negativo) pueden generar en el paciente frustración, irritabilidad, sentimiento de desamparo,miedo, ansiedad y en ocasiones depresión.


Se piensa que la mayor o menor gravedad de los efectos del acúfeno dependerá de las características acústicas (intensidad, frecuencia, nivel de enmascaramiento ) del mismo, aunque la mayoría de los estudios no han encontrado correlación significativa entre dichas características y el grado de molestia.

El sistema auditivo de todo paciente con acúfenos es una parte del sistema nervioso central, y como tal puede ser afectado por el estado de ansiedad que presente éste.

La ansiedad y el estrés son los enemigos principales que hacen que no puedas conseguir la habituación.

La ansiedad y el estrés hacen que te concentres cada dia más en tu zumbido, a todas las horas, una atención desmesurada, todas tus fuerzas y tu capacidad de concentración focalizadas en tu oído.

Consecuencia: la mayor atención mayor percepción mayor intensidad del acúfeno.


 Así pues, siga los siguientes consejos fruto de la experiencia personal de muchos años con tinntus:

 GUIA DE CONSEJOS PARA LAS PERSONAS CON TINNTUS



videos tutoriales

consejos para vivir con acúfenos




consejos de cuidado del oído y salud auditiva



Para acceder a todos los contenidos del blog sugerimos si su conexión se hace a través de teléfono móvil active al final de la pantalla de su dispositivo ver versión web


Acúfenos otinylucas   artículo nº 163