GUÍA DE AYUDA EN ACÚFENOS

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN EN ACÚFENOS
GUÍA ORIENTATIVA Y RECOMENDACIONES 

Autor Artículo

CARLOS GALIANO CORTÉS

Sin ánimos de grandeza ni intenciones de vanidad científica, sino con los más humildes propósitos, pero siempre contrastados y serios, no teniendo la pretensión de convertirse en un texto científico -pues no lo es-, aporto esta breve contribución al campo de los acúfenos, como afectado por esta misteriosa dolencia, con la principal meta de aconsejar, asesorar y ayudar a los que en las primeras fases sienten desconcierto y carencia de información.

Reitero mi condición de no científico, ni estudioso, ni profesional de la materia. Soy profano y lego en la disciplina médica. No obstante, he adquirido ciertas nociones y conocimientos sobre los fundamentos, orígenes, causas y consecuencias de los acúfenos y su cuadro clínico a base de una sesuda labor de investigación y documentación en la red. En algunos aspectos esos conocimientos alcanzan profundidad y ahondan en las raíces de la cuestión y en otros, sin embargo, como no puede ser de otra manera para un no practicante de la ciencia, apenas se acercan a la periferia y acceden únicamente a los puntos más básicos y primarios.

Con todo ello y sin más dilaciones paso a exponer mí personal protocolo de actuación y guía a seguir para un afectado de acúfenos. Para mayor sencillez, pragmatismo y claridad, elaborare el texto a modo de esquema, procurando la mayor síntesis.

FASE -1 ¡Usa protección auditiva siempre y para siempre en ambientes ruidosos o tu acúfeno empeorará sea cual fuere su causa!

FASE 0
El acufeno aparece, bien repentinamente, bien progresivamente, en tu vida. La primera decisión que debemos tomar, tras detectarlo, es acudir a la mayor brevedad posible (si hay oportunidad, es súbito y surge en un concierto o evento ruidoso y tenemos cobertura médica a urgencias) a un especialista otorrinolaringolo. Es cierto que la mayor parte de ellos no tienen conocimientos técnicos sobre los acúfenos ni están especializados –amén de la densa y honda laguna científica que existe sobre los acúfenos por su complejidad- pero conocen que fármacos pueden ser aplicados en los primeros momentos para lograr la reversión del acufeno y de otros síntomas concomitantes.
Aunque pensemos que el acúfeno puede estar ocasionado, aparentemente, por otros motivos racionalmente bastantes para provocarlo (mandíbula, estress, cuello, otitis, sinusitis, moco en el oído y otros) es necesario acudir a un otorrino para averiguar si hay problemas auditivos. Una vez descartados problemas auditivos y neuronales podemos continuar la búsqueda en otras especialidades (traumatología y odontología básicamente).

Intentad evitar el peregrinaje de otorrinos. A ser posible buscad información en internet, foros o grupos de facebook (recomiendo “acufeno tu compañero de viaje” o “músicos con acúfenos” y como foro el de APAT) sobre otorrinos especialistas en acúfenos. Muchos otorrinos tratan el problema con frialdad, desdén y poco interés, sin hablar de las carencias académicas que tienen algunos sobre la materia. Muchos hemos sufrido su actitud,  su falta de respuestas y negativa a hacer pruebas. Por ello es aconsejable buscar un buen técnico desde el comienzo que siga nuestra evolución, labor no siempre sencilla.

De enorme trascendencia para la aumentar las opciones de mejora del acúfeno es acudir a un médico otorrino si la causa del acúfeno se encuentra en la exposición a ruido (tipo discoteca, explosión, concierto, etc). Si sabemos casi con total seguridad que el acúfeno apareció tras acudir a un evento ruidoso (acompañado o no de otros síntomas como taponamiento de oídos y mareos o vertígos) el recibir tratamiento médico las primeras 48 h del acufeno puede: a) Conseguir curar el acúfeno o reducirlo drásticamente b) Si hay pérdida de audición o fatiga auditiva (ésta última se define como la pérdida transitoria de audición que dura entre 1  a 16h) conseguir que no sea grave e incluso recuperar los umbrales perdidos y prevenirlos para evitar que ahonde.

El tratamiento ante un trauma acústico es de vital importancia en los primeros estadios. Acude  un especialista, te mandará cortisona (tipo fármaco prednisona) y vasodilatador y puede que inyecciones de productos químicos para oxigenar las células. Si fuese mi decisión personal y no consiguiese una cita rápida con el médico, sin ningún tipo de duda me automedicaría con corticoides (no es un fármaco grave ni delicado y lo suelen vender sin receta, todo lo contrario) para bajar la inflamación en los primeros momentos y compraría algún vasodilatador (también en algunos países se expiden sin receta) en mi farmacia de confianza tras consultar al farmacéutico.

No es una invitación a la automedicación como solución primera. Pero por la demora en la cita con el otorrino se pierda la oportunidad de cuidar a tiempo muchos brotes de acúfenos por exposición a ruido. Así que si ya sabemos que fármacos nos va a mandar no veo inconveniente ni reparo en comprarlos por ti mismos en ocasiones excepcionales. Puede ser clave en la futura recuperación.
Se hace necesario recordar que el 80% de los acúfenos son por exposición a ruido (aunque la mayor parte de la gente que los padece lo ignora y se engaña a si misma haciéndose pensar que su acúfeno no es por ruido porque saben que si es por ruido es irreversible) y por  pérdida de audición. Muchas veces la pérdida de audición se registra en las frecuencias que no miden las audiometrías convencionales. La audiometría convencional  mide hasta 8000 hz. La audiometría de alta frecuencia mide hasta la frecuencia 20.000hz. Las primeras células ciliadas externas en destruirse tras una exposición súbita (tipo concierto) o progresiva a ruidos (tipo mp3 durante años) son las correspondientes a las frecuencias más agudas porque son las que orgánicamente se encuentra en primera posición y porque la música se  elabora con esas frecuencias. En las audiometrías convencionales, si hay pérdida de audición por trauma acústico (que como acabamos de decir muchas veces no la hay porque está en frecuencias más altas) se localizará en las frecuencias 4.000 hz y 6.000 hz, presentando un escotoma en dichas frecuencias.

Recordad también que son perfectamente posibles los acúfenos por exposición a ruido (generalmente exposición prolongada), lo que yo he acuñado como minitraumas acústico acumulados, sin pérdida de audición significativa. Es posible que haya daño en el nervio auditivo o en las células ciliadas externas sin pérdida de audición, lo que dificulta enormemente un diagnóstico preciso del acúfeno en estos casos.

Lo primero que hará un otorrino será examinar con el otoscopio el odio medio para descartar infecciones (otitis y patologías infecciosas). Si encuentra infecciones, tapones de cera u otitis, es motivo de alegría. Los acúfenos del oído medio son los que tienen mejor evolución.
A continuación concreto y especifico las pruebas exactas que podríais sugerir o requerir a vuestro otorrino (preferiblemente que sea otoneurólogo) si queréis indagar sobre la causa precisa de vuestros sonido fantasma una vez descartados problemas de oído medio. Desde mi perspectiva, conocer la causa concreta del acúfeno, aunque no reporte beneficio médico ni salud física, al menos, proporciona seguridad e información. Muchos pacientes de acúfenos tienen gran frustración arrastrada por falta de documentación rigurosa y ausencia de diagnostico certero, es decir, por desconocer la génesis y causa de su acúfeno. Por eso creo que deberíais solicitar a vuestro otorrino, dentro de la más absoluta cordialidad (sino podéis ir a otro y reprocharle su falta de colaboración), las siguientes pruebas:
-Otoemisiones acúticas por productos de distorsión.
-Audiometría tonal convencional, tonal de altas frecuencias (es en esas frecuencias donde en muchos casos se registra la pérdida no detectada en las audiometrías normales), audiometría verbal y audiometría supraliminar.

Aprovecho este inciso para evidenciar y advertir con mucho ímpetu que la gente con audiometrías dentro de la normalidad (de 0 a 20 db de pérdida) comete un enorme error al creerse a salvo de problemas auditivos, menospreciar los riesgos que le acechan y pensar peligrosamente para su salud  por falta de diagnósticos exhaustivos que pueden exponerse a cualquier tiempo de ambiente ruidoso. Generalmente (de ahí que el grueso de los casos de acúfenos, empíricamente constatado, sean por pérdida de audición, aunque sea leve) la pérdida se registra en las frecuencias altas y una audiometría de altas frecuencias nos será costoso encontrar una clínica que las realice (en España GAES las hace). Por eso, aunque no tengas pérdida auditiva aparente en una audiometría normal, si tienes acúfenos, usa protección siempre en ambientes ruidosos. Un servidor cometió eso error y no hay día en que no se torture psicológicamente por ello. Error provocado por el consejo que me dieron (como frecuentemente ocurre) dos otorrinos ineptos en esta materia, sin el menor interés en tratar con rigurosidad mi caso,  insensibles al problema de los acúfenos y sin pericia técnica. Suelen minusvalorar esta patología 1) no les da dinero 2) no tienen herramientas para acometerla. Por eso deberían y debemos exigir un protocolo clínico de información para evitar empeoramientos de acúfenos y sufrimientos a los pacientes y pruebas auditivas exhaustivas.

-Potenciales evocados especialmente en su vertiente de tronco cerebral (hay varias pruebas de potenciales).
-Impedanciometría
-Resonancia magnética o TAC de peñascos (para descartar malformaciones y tumores únicamente, no suele arrojar luz en la mayor parte de los casos).
Pues bien, con las pruebas anteriormente indicadas, el especialista médico podría concluir y esclarecer los siguientes puntos, algunos de gran relevancia.
-Si tenemos hipoacusia (pérdida de audición) y su grado (leve, moderada o grave).
-Si tenemos comprometidas las células ciliadas del oído interno, extremo este de una enorme trascendencia, ya que si las tenemos dañadas, ciertamente la noticia será demoledora, pues las lesiones son irreversibles, pero si resulta que su funcionamiento está dentro de los parámetros normales, tendremos algún pequeño resquicio para la esperanza.
-Si hay daño en el nervio auditivo.
Cabe señalar que si bien hay grandes opciones de determinar la lesión en las células pilosas o células ciliadas en algunos casos puntuales a pesar de que la prueba resulta favorable y no se pueda establecer la lesión en dichas células, porque la prueba otoemisiones y los potenciales evocados salgan bien, no se puede descartar por completo dicha lesión. A veces la lesión es leve o no se localiza con esas pruebas. O se trata de una lesión que fue pasajera pero termino por producir sus efectos e instalarse en la corteza auditiva.

Sobre este último concepto y fenómeno, el de los acúfenos y la corteza auditiva, hay que informar a todos los lectores de este texto, acerca de que los acúfenos aunque en la mayor parte de casos tenga su origen en el oído (medio o interno) se instalan en la corteza auditiva (donde se encuentran las células ciliadas internas) por lo que su tratamiento es enormemente complejo. Como coloquialmente se espeta: Del cerebro se conoce el 1%.

Por lo tanto el objetivo de esta fase será comprobar si existe daño en el oído medio  (mediante  una simple otoscopia y exploración a través de la nariz),  en el oído interno (a través de las pruebas antes detalladas) o si existen patologías auditivas de otra índole (como otoesclerosis, moco en el oído, problemas de la nariz que repercutan en el oído, infecciones, etc).

A título informativo, y lamentado a quien este párrafo pueda desaminar, los problemas de oído interno son mayoritarios en los acúfenos y son los más complicados de tratar, suelen obedecen a factores  irreversibles debido a fallos en las conexiones oído-cerebro por daño en las células ciliadas.

FASE 2
Realizadas las pruebas por el otorrino correspondiente, éste nos formulará su diagnóstico (si hay pruebas concluyentes para ello) y nos expondrá su criterio técnico, de lo más diverso según cada caso concreto y del cual no podemos realizar predicciones ex ante. No obstante la mayor parte de las conclusiones suelen ser: tendrás que acostumbrarte, esto se ira, no te preocupes, no tiene cura.
Una buena noticia será no tener hipoacusia. La hipoacusia (de tramisisión o neurosensorial) es irreversible y junto con acúfenos por trauma acústico suele ser de las peores causas y con evoluciones poco satisfactorias. No tienen cura, si mejoría en muchos casos.
Si el otorrino descarta problemas auditivos o, lo que es lo mismo, nos dice (si hace falta se lo preguntamos, pues muchas veces nos despachan rápido y nos dicen que no tenemos nada) que no tenemos pérdida de audición y que tampoco tenemos daño en las células ciliadas y nervios auditivos, tendremos que buscar otras posibles causas.
Estas son otras causas que pueden influir en el acúfeno y los  correspondientes especialistas médicos que pueden examinarlo. Si no tienes pérdida de audición ni daño neuronal corroborado estos son otros posibles orígenes:
- Cervicales: Dolor cervical, acompañado o no de cefalea tensional. Es origen de acúfenos en algunos casos. Las cervicales influyen en los procesos de irrigación sanguínea y pueden provocar obstrucciones  e interferencias en los conductos neuronales o sanguíneos del oído interno.
- Problemas mandibulares (tipo bruxismo o ATM). Igualmente la mandíbula está estrechamente conectada con el oído y problemas en la mandíbula pueden derivar en acúfenos.
Estas dos causas tratadas suelen proporcionar alivio de los acúfenos. Una forma de comprobar si son posibles causas es acudir  a un traumatólogo en el primer caso y a un odontólogo maxilofacial en el segundo caso para que nos exploren y hagan las pruebas que correspondan. Debemos sospechar ser alguna de estas la causa o bien las dos conjuntamente si al hacer movimientos de cuello o de mandíbula notamos alguna variación consistente en la intensidad o frecuencia de los acúfenos.
Para los acúfenos cervicales una buena sesión de fisioterapia suele proporcionar mejora y beneficio y podemos comprobar si realmente bajan aplicando masajes y calor en la zona dolida. Aún así no siempre tiene que ocurrir una disminución de los acúfenos con masajes o sesiones de fisioterapia en  la zona cervical. Los acúfenos son muy complejos y particulares y puede que aún siendo la causa el cuello el fenómeno ya se haya instalado o sea difícil revertirlo. Es imposible realizar  afirmaciones concluyentes en ninguno de los aspectos mencionados como lo es, en general, en todo lo que afecta al modus operandi de los acúfenos.
Para los acúfenos mandibulares, igualmente se recomiendan masajes en la zona y si es posible y así se prescribe por el maxilofacial, una férula.
Tanto uno como otro especialista pueden mandarnos radiografías de las zonas afectadas para ver su estado.
En consecuencia, otorrino en primer lugar y, si sospechamos (porque tenemos dolores de cuello o de mandíbula y las pruebas auditivas salieron bien) traumatólogo/fisioterapeuta y maxilofacial.

FASE 3
No encontrada una causa racionalmente objetivable (aunque sea con fuertes y consistentes indicios o sospechas) de nuestro brote de acúfenos, instalado éste en nuestra delicada mente y no revertido por ninguno de los fármacos que nos habrá recetado a buen seguro para intentar abordarlo, el panorama que se nos presenta es realmente duro y tortuoso, tanto mayor cuanto más intenso sea el acúfeno y su percepción. Un buen grado para medir su incapacitación es realizar unos test que circular por la red y, a mi parecer, tomar los siguientes puntos de referencia respondiente a estos interrogantes: 1) ¿ Dormimos bien? Si la respuesta es no, habrá que buscar ayuda en psicofármacos. Dormir es fundamental. 2) ¿Nos molesta durante el día y necesitamos enmascararlo con sonidos?
Una vez hemos ascendido a esta fase se nos abren caminos muy diversos para intentar atenuar o disminuir la molestia de los acúfenos, tan variados y fragmentados como personas y acúfenos existen, de ahí la imposibilidad de llevar a cabo generalizaciones.
Las perspectivas de futuro también son muy distintas, tendiendo en algunos casos a disminuir notablemente el acúfeno, en otros a permanecer igual pero a bajar de percepción y en otros –yo me remito a recoger datos y plasmarlos no soy agorero- a empeoramientos o verdaderos calvarios por lo incapacitantes y severos que son en algunos casos, puedo dejar constancia personal de ello.
Habrá que intentar dar un enfoque determinado al acúfeno y agotar todas las posibles vías de tratamiento que son de diferente tipo. Fundamentalmente son las siguientes:
-Farmacológica (antidepresivos, ansiolóticos, antiepilépticos, dopaminérgicos, vasodilatadores y más categorías de fármacos que deberán consultar con los especialistas).
- Sonora (Terapias de Reentramiento como la TSS o la TRT).
-Psicológica/Psiquiátrica/Conductiva
No puedo añadir mucho más, bueno si, podría seguir escribiendo ad infinitum pues he ido acumulando conocimientos adquiridos sobre este tema, en distintos aspectos y podría alargar el texto hasta la saciedad, pero no es mi intención, ni tampoco crear un documento sobrecargado, pues simplemente se trata de recomendaciones sobre como acometer un acúfeno en los primeros momentos.

Os recomiendo los siguientes sitios red, os servirán de gran ayuda, contienen valiosa información de diferente naturaleza sobre los acúfenos:

Grupo de Facebook “Acúfeno tu compañero de viaje”. 




Blog Acúfenos Otin Lucas (Este último realmente útil y extraordinario en todos los sentidos, un espacio de enorme de sabiduría y documentación).


Autor Artículo

CARLOS GALIANO CORTÉS. Una persona con acúfenos que comparte su experiencia con el blog acúfenos Otin Lucas.



Guía ayuda
tinnitus
Día internacional personas con acúfenos 
25 de abril de 2017
Una guía de consejos prácticos muy sencillos de  ayuda e información en tínnitus para las personas con acúfenos, para la prevención, tratamiento, bienestar y salud de nuestros oídos.





Estos consejos generales sobre acúfenos son recomendables, aunque hay que entender que no todos los síntomas son iguales en cada uno de nosotros y que siempre es importante  hacer un diagnóstico diferencial e individual de cada caso, pero como consejos generales pueden resultar útiles a las personas con tínnitus. 


VIDEO TUTORIAL
CONSEJOS PARA VIVIR CON ACÚFENOS
Día internacional personas con acúfenos 
25 de abril de 2016












D. Otin Lucas
Profesor en Ciencias de la Salud
Experto en Acúfenos
Licenciado en Psicología Clínica
Master Universitario en Psicología Sanitaria
Master Universitario en Investigación Biomédica

Reconocimientos 

web interés sanitario
web de interés médico
finalista mejor blog de salud España 2015
Q de calidad web en información

Experto en Salud Auditiva


Complemento mi actividad profesional con mi pasión por la docencia, la divulgación médica, científica e investigación en el síntoma del tínnitus (acúfenos)  a través de este blog , donde espero que encontréis información útil, consejos y siempre con mi disposición personal de ayuda  para todas las personas que tenemos acúfenos. 

advertencia legal
Propiedad intelectual
El contenido de este blog está protegido por la Ley de Propiedad Intelectual. Así pues, la modificación, transmisión, copia o cualquier utilización de los contenidos que forman parte del blog con finalidades públicas,lucrativas o comerciales, sin el consentimiento y la autorización expresa del autor es una infracción penalizada por la legislación vigente.
Si este artículo es de tu interés contacta otinylucas para obtener autorización de su reproducción  copia, distribución sin fines comerciales.






 



4 comentarios:

  1. Gracias Profesor Otin Lucas por este artículo, y por su blog ha sido de gran ayuda, así como su atención a través de consulta personalizada

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer parte de su articulo y sentí que hay una luz al final del túnel. Soy de Venezuela y tengo un año con este problema y es la primera vez que veo una esperanza de poder recobrar mi vida que ahora se centra en este molesto problema. jemc1962@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Hace casi 10 años que vivo este infierno por un accidente laboral. El día que oí en la cadena SER que hablaban del silencio quise llamar pero se me adelantaron, así les conocí. GRACIAS por darnos visibilidad, aunque nadie se acuerde de nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario, en efecto aprovechamos el programa "la Ventana" de cadena SER que hablaba del beneficio del silencio, para recordar a los oyentes que existen en España 4.000.000 de personas que estaríamos encantados de tener silencio, pero debido a nuestro síntoma del acúfeno, no podemos.

      Eliminar