lunes, 14 de diciembre de 2015

165. Prevención de la hipoacusia laboral y acúfenos


sordera profesional
Cualquier persona expuesta al ruido de forma repetida, puede desarrollar tínnitus e hipoacusia progresiva neurosensorial , al cabo de los años. 


La pérdida auditiva empieza en la zona extraconversacional y, por tanto, no es percibida por el paciente. A menudo, el síntoma inicial es el acúfeno que suele presentarse al término de la jornada laboral.


En fases posteriores, se inicia la pérdida de comprensión de lenguaje oral, sobre todo en ambientes ruidosos, hecho que origina "la comprensión del mal" por parte del afectado y la búsqueda de soluciones, imposibles ya en ese estadio.

Si la agresión no cesa, sobreviene distorsión de los sonidos y aún sensaciones de inestabilidad, traducidas como vértigo, con manifestaciones neurovegetativas más o menos importantes, casi siempre fugaces.

Este cuadro no tiene tratamiento. Por tanto, la medida más correcta es impedir la aparición o su evolución en el peor de los casos.

Los trabajadores sometidos a ruido de cualquier origen, durante su trabajo, deben controlar su audición, desde el inicio de la exposición.

El protocolo más sencillo y operativo implica, en primer lugar, la realización de una anamnesis completa, que incluya el historial laboral, actual y anterior, con especificación de los puestos de trabajo (no es suficiente saber en qué empresas ha trabajado).

Asímismo, se reseñarán los antecedentes personales y familiares, de gran utilidad en la elaboración del dictamen final.

El procedimiento continúa con una otoscopia cuidadosa, previa a cualquier otro tipo de intervención y que al menos ha de garantizar la prexistencia de obstáculos en el conducto auditivo externo, y la descripción del estado de la membrana timpánica. Cualquier contingencia a este nivel o en el interior del tímpano, ha de remitirse al otólogo.

La presencia de inestabilidad/vértigo hace aconsejable una exploración neurológica mínima para descartar la presencia de síndrome vestibular de cualquier origen.

Diagnóstico de la hipoacusia por ruido

El principal signo diagnóstico de la hipoacusia por exposición al ruido es el cambio del umbral auditivo, objetivable por audiometría. Sin embargo, cualquier oído sometido a un sonido de intensidad suficiente se fatiga y sufre un aumento de dicho umbral que se recupera en un plazo de tiempo entre 12 y 16 h. (Pérdida transitoria del umbral).
Los cambios tras este periodo de tiempo sin exposición son considerados permanentes.

Una vez iniciada, esta pérdida de audición tiene un patrón audiométrico bastante típico. Los cambios iniciales suelen verse a 4000 Hz, pero no es inusual que el pico máximo se halle entre 3000 y 6000 Hz.

 En los primeros 10 años, el escotoma se hace más profundo y luego se detiene, mientras el defecto se extiende a las frecuencias más próximas. Si el estímulo no cesa, la muesca se hace más evidente en las frecuencias más bajas y la curva adquiere un aspecto de «cubeta» que desaparece a medida que aumenta el umbral para las frecuencias agudas.

Este déficit auditivo es de tipo neurosensorial y, por tanto, las curvas obtenidas por vía aérea y ósea siguen la misma trayectoria en el audiograma. La bilateralidad y simetría de la lesión son otras características clásicas en el diagnóstico.

No obstante, en el inicio de la enfermedad o en presencia de focos sonoros especiales, se observan audiogramas asimétricos. Es un hecho poco frecuente, pero de necesaria consideración.

Factores influyentes en la lesión auditiva
De la extensa lista de datos aparecidos en literatura, se extraen los más representativos.

Intensidad del ruido
Se considera que el límite para evitar la hipoacusia es de 80 dB  para una exposición de 40 h. semanales, a un ruido constante. Aunque no es un punto de total seguridad, por encima de esta cifra, la lesión aparece y aumenta en relación con la misma.

Puede existir pérdida de audición por ruido por debajo del nivel diario equivalente señalado.

Frecuencia del ruido
Las células ciliadas más susceptibles corresponden a las frecuencias entre 3000 y 6000 Hz, siendo la lesión en la banda de 4000 Hz el primer signo en la mayoría de casos.

Algunos autores señalan la relación, curiosa pero típica, entre la lesión a una determinada frecuencia y la presencia de ruido correspondiente a la banda inmediatamente inferior.

Así, un escotoma a 4000 Hz se correlaciona con exposiciones en la banda de octava de los 2000 Hz.

Enfermedades del oído medio
Si existe una hipoacusia de conducción, se necesita mayor presión acústica para estimular el oído interno, pero cuando la energía es suficiente penetra directamente y provoca un daño superior al esperado.
Por otra parte, cabe suponer mayor fragilidad coclear cuando existe una pérdida auditiva neurosensorial, aunque tampoco existen evidencias suficientes. Conoce las enfermedades del oído medio, sus síntomas, tratamiento con el fin de mitigar el impacto del ruido laboral.

Naturaleza del ruido
Es evidente que la exposición a ruido, de forma intermitente, es menos lesiva. Uno de los mecanismos organizativos para disminuir la probabilidad de lesión, es disminuir el tiempo de exposición.
Los ruidos permanentes son menos lesivos que los pulsados, a igualdad de intensidades, gracias al sistema muscular de amortiguación del oído medio.


Prevención médica
Debe basarse, ante todo, en los antecedentes laborales, la exploración otoscópica correcta y la medición del nivel de audición.

Es importante la realización de audiometrías prelaborales para certificar el correcto funcionamiento de oído y establecer criterios de prevención si los trabajadores van a estar expuestos a ruido o existe una lesión anterior.

Las audiometrías periódicas proporcionan una visión evolutiva de la hipoacusia. Lo lógico es repetirlas cada año, pero no siempre es posible. Sin embargo, es imprescidible analizar cualquier cambio en el audiograma o la aparición de una pérdida súbita de audición y la aparición de acúfenos, durante o al final de la jornada laboral.

El síntoma más evidente de la hipoacusia por ruido es la sordera o pérdida de 
audición.

Fases del daño auditivo por ruido 

El ruido, además de otros efectos sobre la salud como hipertensión arterial, trastornos del sueño, cambios en la frecuencia respiratoria, alteraciones digestivas como úlcera de estómago, tiene efectos principalmente sobre el órgano de la audición: 

 Enmascaramiento y dificultad de la audición. El enmascaramiento es el proceso por el cual el umbral de audición para un sonido aumenta por la presencia de otro sonido. Si una persona escucha un sonido suave y fuerte al mismo tiempo, puede que no oiga el suave. El sonido suave queda enmascarado por el fuerte.

 Dolor auditivo debido a la presión sonora.

 Fatiga auditiva: descenso temporal de la audición. No hay lesión y se recupera la capacidad de oír con el descanso sonoro en 16 horas, dependiendo de la intensidad y la duración de la exposición. 

 Hipoacusia permanente: requiere una exposición a ruido elevada, en intensidad sonora y tiempo o fatiga auditiva prolongada que no permite la recuperación. Al comienzo, esta pérdida de audición no afecta a la audición de las conversaciones, por lo que no interfieren en la vida social de la persona. Si la exposición a ruido continúa puede afectar incluso al ámbito conversacional.

 Reclutamiento. Incremento anormal de la sonoridad percibida mientras aumenta la presión sonora. Al incrementarse levemente la intensidad de un sonido, la persona afectada percibe un aumento desproporcionado en la sensación de sonoridad. Una persona con reclutamiento apenas oye los ruidos de baja intensidad, pero un sonido algo más fuerte puede parecerle insoportable.

 Vértigos. Sensación ilusoria de movimiento con impresión de que uno mismo se mueve (vértigo subjetivo) o que son los objetos los que se mueven (vértigo objetivo) con tendencia a pérdida de equilibrio. La sensación de movimiento es habitualmente de balanceo, giratorio o de desplazamiento. Por ejemplo, sensación de que el suelo se mueve, de caída al vacío, etc.

 Acúfenos


TABLA EXPOSICIÓN MÁXIMA AL RUIDO (HORAS/DIA)

PARA EVITAR DAÑO AUDITIVO IRREVERSIBLE 

POR HIPOACUSIA LABORAL



Nivel de ruido (dBA)
Exposición máxima al ruido ( hora/día)
85
16 horas
90
8 horas
95
4 horas
100
2 horas
105
1 hora
110
30 minutos
115
15 minutos


 grados de trauma acústico por hipoacusia laboral 

    Primer Grado:  Caída de 20 a 30 decibelios a nivel de la frecuencia 4000, pero el paciente oye bien todas las palabras.
    Segundo Grado:  Caída de 40 decibelios. Aquí ya existe una leve dificultad en el entendimiento de algunas palabras.
    Tercer Grado:  Caída de 60 decibelios. Aquí la dificultad para entender las palabras es mayor, aparece un zumbido intenso e intolerancia a los ruidos, y caen las frecuencias 2000 y 8000 en el audiograma.
    Cuarto Grado:  La dificultad para entender las palabras es bastante severa, el zumbido muchas veces es  severo e intolerable, puede aparece vértigo e inestabilidad en la marcha o simplemente al estar de pie.




audiometría típica de trauma acústico por ruido laboral de 1º grado




audiometría online, puede comprobar si tiene pérdida auditiva en las frecuencias 2000, 3000, 4000, 6000 y 8000 hz típica de la hipoacusia laboral inducida por el ruido




En este video puede comprobar el tipo de acúfeno o tínnitus, a través de esta aplicación se identifican 31 sonidos diferentes o tipos de acúfenos relacionados con la pérdida auditiva




video informativo sobre los cuidados de la audición




consejo
otinylucas




La pérdida de audición inducida por ruido se puede prevenir. Todos debemos comprender los riesgos del ruido y cómo prevenir la pérdida de audición inducida por ruido.
Conoce cuáles son los ruidos que pueden causar daño, aquellos por encima de 85-90 decibelios
Usa tapones u otros dispositivos de proteccion de la audición cuando realices actividades que te exponen a ruidos fuertes.
Manténte alerta sobre el ruido peligroso en el ambiente.

Cuida tu oído si trabajas en lugares ruidosos, para evitar el trauma acústico, la hipoacusia neurosensorial y los acúfenos. Utiliza medidas de protección adecuadas.


 temas relacionados CLICKEA





test de pérdida de audición                                                     







traumatismo acústico 















cuida tu oído 
















discapacidad auditiva cálculo del grado de minusvalia 













discapacidad e incapacidad en acúfenos










Para acceder a todos los contenidos del blog sugerimos si su conexión se hace a través de teléfono móvil active al final de la pantalla de su dispositivo ver versión web.




Artículo dedicado al pueblo de FONTIVEROS (Ávila) 




 Otin & Lucas.  artículo nº 165



El blog tiene la intención de poder ser de  ayuda a todas las personas con acúfenos (tínnitus) que están desorientados respecto a su síntoma, informales de las diferentes posibilidades terapéuticas y mantenerles actualizados con las novedades que vayan surgiendo en el campo del acúfeno. El fin es conseguir que todos las personas que presentan un acúfeno severo o incapacitante alcancen unos niveles de habituación que reduzcan drásticamente la intensidad y la molestia de su síntoma para hacerlo menos perceptible. Esta es la razón de nuestro trabajo y del título del blog LA PUERTA A LA ESPERANZA. Saludos cordiales. otínylucas

Estamos en facebook, donde tenemos un GRUPO DE AYUDA MUTUA,comparte tu experiencia con nosotros







 fotografía y diseño de Juan  Salvador Vílchez  
                                                                                 FLOR DE PLATA . Todos los derechos reservados.

enlace obra del autor:



fuente del artículo

http://www.ladep.es/ficheros/documentos/HIPOACUSIA%20UGT%20CATALUNYA%202009%281%29.pdf


http://www.monografias.com/trabajos42/enfermedades-laborales/enfermedades-laborales2.shtml

otinylucas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada